lunes, 28 de enero de 2019

SHIN CHAN DOS (SHIN CHAN DOUS)

En un segundo curso de "Escritura Creativa" que terminé en el mes de noviembre, como broche final, la profesora nos pidió que escribiéramos un relato que, como mínimo, arrancara una sonrisa en los demás. 
No tenía muy claro qué escribir pero sabía que me apetecía hacer algo relacionado con la robótica. Y un día, de camino a casa, pensando en Japón (por la costumbre de relacionar robots con japoneses), robots, y humor, se me ocurrió este relato que espero también os guste a vosotras/os.
El relato original lo escribí en gallego, así que lo voy a publicar  en ese idioma y en castellano. 





SHIN CHAN DOS



Después de varios años dedicados al estudio de la inteligencia artificial y, en concreto, especializarse en robótica, Shin-Chan estaba preparado para presentar su prototipo de androide ante la sociedad más selecta de científicos, ingenieros técnicos, informáticos, y profesionales de la industria de nuevas tecnologías. El evento se celebraría en su ciudad natal: Kasukabe. Asistirían más de 1000 personas, entre ellas 150 periodistas acreditados de todo el mundo.

Shin-Chan se aseguró de que el androide fuera semejante a él en todos los aspectos: cabezón, ojos grandes, cejas espesas, culito perfecto y trompa escondida bajo unos calzoncillos con dibujos de Ultrahéroe. Podía hablar frases cortas y responder a preguntas sencillas y concretas

.
Por ejemplo, si se le preguntaba qué le gustaba, respondía: “Los pimientos que asco dan”. Sus ojos emitían brillos de colores si una mujer joven y guapa pasaba ante él. Aunque, Shin-Chan esperaba que no sucediera esto durante la convención pues podía aumentar la temperatura del androide y sufrir un cortocircuito.
Pero lo que más causaría sensación el día de la presentación, así lo esperaba Shin-Chan, era que el androide podía hacer el baile del culito. Nunca antes un androide ni otro tipo de robot habían hecho algo semejante.

Shin-Chan llegó al local donde tenía lugar la convención y se aseguró de que sus amigos, Nene, Masao, Tooru y Boo-Chan, tuvieran todo preparado para hacer la presentación ante el público. El gran científico podía mirar el escenario desde detrás de una cortina. Entre el público distinguió a sus padres y sus cuatro abuelos sentados en una fila.





La madre, Misae, intentaba que un periodista se fijara en ella para sacarles una foto familiar. Su padre tenía en brazos al perrito, Nevado.



En otra fila de asientos estaban sentados quien había sido sus profesoras de la guardería y el director, junto a su esposa. Shin-Chan aún recordaba con cariño esos días en los que le animaban a que sacara todo su potencial creativo, sobre todo cuando se disfrazaba con los sostenes de su madre y se pintaba con los cosméticos de ella.


Abriéndose paso entre lo público que no había conseguido asiento, aparecieron su hermana Himaware, sus tías y, a quien consideraba aún su amor platónico Nanako, a pesar de que venía acompañada de su marido. Si todo salía bien hoy, el próximo proyecto del científico sería hacer una ginoide exactamente igual a Nanako.



Empezó la música y, después de ser presentado por la directora del evento, Shin-Chan salió a saludar al público. La expectación era máxima. Shin-Chan sacó de su bolsillo una máquina pequeña, similar a un teléfono móvil, y pulsó un botón. Un poco más tarde apareció el androide en escena.
Las mil personas que estaban en el foro abrieron la boca, estupefactos. No podían creer la semejanza de creador y obra. El androide caminó por el escenario, hizo alguna reverencia y se presentó cómo Shin-Chan Dos. Respondió a las preguntas que le hicieron algunos periodistas y sus ojos chispearon ante la presencia de alguna joven guapa. Tanto que, Shin-Chan tuvo que hacerlo girar para que dejara de mirar con tanto descaro.
Para terminar la presentación, Shin-Chan pidió con una señal a sus amigos que pusieran música y así todos podrían ver bailar al androide.
Empezó a sonar la canción más famosa de Kasukabe, de autor desconocido: “El baile del culo al aire”. El público conocía la letra y se animaron a cantar:
“One, Two, Three, ah!... 

Un niño divertido, graciosín y extrovertido 
y a todos suelo enfadar,
Shinosuke nunca para
y no te dejará en paz.

El público entusiasmado coreó el refrán:
─ ¡Shinosuke!
Ante el éxito que estaba teniendo la presentación de su creación, Shin-Chan no dudó en animarse a bailar al lado del androide.
Cuando hay que conquistar,
soy todo un profesional, 
Soy un niño muy ligón,
con la fuerza de un ciclón.
Come on, baby. Come on Baby.
 El pimiento sabe muy mal 

La pasión desbordaba la Shin-Chan y llegado el momento más intenso de la canción, creador y androide se dispusieron a bajar la ropa para enseñar sus culitos y trompas al ritmo de la canción.
Mira que trompa,
que pedazo de trompa
trompa, trompa 
Y todos saben que soy Shin Chan… 

En medio de todo el jolgorio se pudieron oír las voces de sus padres por encima de todas que le gritaban de forma recriminatoria:
 -¡¡ Sinosuke!!

Shin-Chan y el robot enseñaron su trasero a todo el foro y los periodistas tomaron las fotos que saldrían al día siguiente en todos los periódicos. Los titulares se hacían eco del triunfo de la creación del científico ingeniero técnico en robótica Shinosuke Nohara con la siguiente frase:
 “El baile del culito: Un gran paso para la robótica, un gran salto para la humanidad”

FIN

SHIN-CHAN DOUS

Despois de varios anos dedicados ao estudo da intelixencia artificial e, en concreto, especializarse en robótica, Shin-Chan estaba preparado para presentar o seu prototipo de androide ante a sociedade máis selecta de científicos, enxeñeiros técnicos, informáticos, e profesionais da industria de novas tecnoloxías.
O evento celebraríase na súa cidade natal: Kasukabe. Asistirían máis de 1000 persoas, entre elas 150 xornalistas acreditados de todo o mundo.
Shin-Chan asegurouse de que o androide fose semellante a el en todos os aspectos: cabezón, ollos grandes, cellas espesas, cuíño perfecto e trompa escondida baixo uns calzóns con debuxos de Ultrahéroe.
Podía falar frases curtas e responder a preguntas sinxelas e concretas. Por exemplo, se se lle preguntaba que lle gustaba, respondía: “Os pementos que noxo dan”.
Os seus ollos emitían brillos de cores se unha muller nova e guapa pasaba ante el. Aínda que, Shin-Chan esperaba que non sucedese isto durante a convención pois podía aumentar a temperatura do androide e sufrir un curtocircuíto.
Pero o que máis causaría sensación o día da presentación, así o esperaba Shin-Chan, era que o androide podía facer o baile do cú. Nunca antes un androide nin outro tipo de robot fixeran algo semellante.
Shin-Chan chegou ao local onde tiña lugar a convención e asegurouse de que os seus amigos, Nene, Masao, Tooru e Boo-Chan, tivesen todo preparado para facer a presentación ante o público.
O gran científico podía mirar o escenario desde detrás dunha cortina. Entre o público distinguiu aos seus pais e os seus catro avós sentados nunha fila. A nai, Misae, tentaba que un xornalista fixásese nela para sacarlles unha foto familiar. O seu pai tiña en brazos o cadeliño, Nevado.
Noutra fila de asentos estaban sentados quen fora as súas profesoras da gardería e o director, xunto á súa esposa. Shin-Chan aínda lembraba con agarimo eses días nos que lle animaban a que sacase todo o seu potencial creativo, sobre todo cando se disfrazaba cos sostenes da súa nai e pintábase cos cosméticos dela.
Abríndose paso entre o público que non conseguira asento, apareceron a súa irmá Himaware, as súas tías e, a quen consideraba aínda o seu amor platónico Nanako, a pesar de que viña acompañada do seu marido.
Se todo saía ben hoxe, o próximo proxecto do científico sería facer unha xinoide exactamente igual a Nanako.
Empezou a música e, despois de ser presentado pola directora do evento, Shin-Chan saíu a saudar ao público.
A expectación era máxima. Shin-Chan sacou do seu peto unha máquina pequena, similar a un teléfono móbil, e pulsou un botón. Un pouco máis tarde apareceu o androide en escena.
As mil persoas que estaban no foro abriron a boca, estupefactos. Non podían crer a semellanza de creador e obra.
O androide camiñou polo escenario, fixo algunha reverencia e presentouse como Shin-Chan Dous. Respondeu a algunhas preguntas que lle fixeron algúns xornalistas e os seus ollos chispearon ante a presenza dalgunha moza guapa. Tanto que, Shin-Chan tivo que facelo virar para que deixase de mirar con tanto descaro.
Para terminar a presentación, Shin- Chan pediu cun sinal aos seus amigos que puxesen música e así todos poderían ver bailar ao androide.
Empezou a soar a canción máis famosa de Kasukabe, de autor descoñecido: “O baile do cú o aire”. O público coñecía a letra e animáronse a cantar:
Sonche falangueiro, descarado e bo larpeiro, deixo a todos quedar mal. Shinnosuke é un bule bule pra enredar el éche o tal.
O público entusiasmado coreou o refrán:
- Shinnosuke
Ante o éxito que estaba a ter a presentación da súa creación, Shin-Chan non dubidou en animarse a bailar á beira do androide.
Cando hai que conquistar, aí si que non teño par, e facendo as beiras son moi lanzado e picarón.
- Come on baby, come on baby. Os pementos que noxo dan.
A paixón desbordaba a Shin-Chan e chegado o momento máis intenso da canción, creador e androide dispuxéronse a baixar a roupa para ensinar os seus cuíños e trompas ao ritmo da canción.
Mira que trompa que cacho trompa.
Trompa ,trompa... e todos saben que son Shin Chan.
No medio de toda a xolda puidéronse oír as voces dos seus pais por encima de todas que lle gritaban de forma recriminatoria:
-¡¡Sinosuke!!
Shin- Chan e o robot ensinaron o seu traseiro a todo o foro e os xornalistas tomaron as fotos que sairían ao día seguinte en todos os xornais. Os titulares facíanse eco do triunfo da creación do científico enxeñeiro técnico en robótica Shinnosuke Nohara coa seguinte frase: “O baile do cuíño: Un gran paso para a robótica, un gran salto para a humanidade”
FIN



sábado, 19 de enero de 2019

ROBERTO GAITE





"ROBERTO GAITE"
                                              es una novela que escribí hace varios años. Aunque el título se corresponde con el nombre del protagonista, en realidad, en la mayoría de mis novelas, no existe uno o dos protagonistas, hay muchos personajes que tienen su momento, su historia y que es imprescindible para el desarrollo de la historia. 
Esta historia que escribí como una novela única, con el tiempo decidí hacer una continuación y, más adelante, dos novelas nuevas que tratarían sobre los comienzos de las amistades y el amor de Roberto Gaite

Si os animáis a leerla, espero que la disfrutéis tanto como lo hice yo escribiéndola. 




Os presento la sinopsis de “Roberto Gaite”:



Tras la pérdida de su esposa e hijo, el barón Roberto Gaite se siente culpable, su carácter ha cambiado y se aleja de los convencionalismos típicos de la época. Admirado y odiado a partes iguales, busca refugio en actividades que no tienen nada que ver con su condición aristocrática, ni con su verdadera profesión, la medicina, lo que en verdad le apasiona, además de tocar la música y pasear con su perro. Cuenta con el apoyo incondicional de su amigo, el doctor Isaías Pérez, y la animadversión de la esposa de éste, Soledad.


A la ciudad llegan dos personas que influirán en su vida: la bella duquesa, Julia Peñagrande, quien ha enviudado recientemente y, tras perder su poder adquisitivo busca marido desesperadamente pero se enamora de Roberto Gaite. Y el empresario Lucas Gaite, primo de Roberto, aunque desconocía de su existencia.



Lucas, tras pasar una infancia marcada por la pobreza y las desdichas de sus progenitores, convencido de que la culpa de ello la tienen los antepasados de Roberto, busca venganza. Y hará  todo lo posible por hundir a Roberto cuándo es menospreciado por su primo, contando con el apoyo de la esposa del alcalde, quien tiene un gran interés en perpetuar su influencia sobre la ciudad.



Roberto Gaite es una novela donde los personajes tienen un marcado carácter que les harán tomar decisiones tan drásticas que influirán en sus vidas de manera imprevista.
Hay odio, venganza, amistad, amor, lujuria, dolor.



Puedes adquirir "Roberto Gaite" en Amazon, en formato ebook y libro de tapa blanda: #Amazon #romántica #drama #saga #novela  http://amzn.eu/d/cQF2FVj





martes, 8 de enero de 2019

AMOR MALDITO (19)




Transcurridos unos días, el doctor Anselmo pudo hacer la prueba definitiva para comprobar si padre e hijo se habían curado de la enfermedad que arrastraban durante generaciones: la licantropía.
Primero hizo las pruebas a Enrique. El doctor y Gerardo bajaron a las mazmorras. Por petición del primero, Gerardo llevaba un arma consigo.
Saludaron al paciente y le pidieron que se tumbara en la cama. Así lo hizo y se subió la manga de la camisa para que el doctor pudiera ponerle las inyecciones.
─Primero voy a inyectarle una solución que excitará su cerebro. Si la licantropía se ha curado, no deberá temer nada. Sentirá euforia, palpitaciones y sudoración. Pero le pasará cuando le inyecte la segunda solución, que lo tranquilizará. Si no se ha curado… le pondré otra inyección que lo dormirá hasta que se le pasen los efectos de la enfermedad. ¿Lo ha comprendido?
─Sí, perfectamente. Durante estos días me he sentido bien. No he manifestado la enfermedad.
─Esperemos que se haya curado, aunque no debemos confiarnos.
El doctor preparó las inyecciones extrayendo líquido de varias botellas que llevaba en su maletín. Se acercó a Enrique y le puso la primera inyección. Gerardo sujetaba el arma, oculta en un bolsillo de su chaqueta. Estaba tenso y rezaba en voz baja para que el padre de Bruno se hubiese curado.
Esperaron pacientemente unos minutos. El doctor controlaba el tiempo mirando su reloj de bolsillo.
Enrique sufrió una leve convulsión y su frente se llenó de sudor. El doctor le comprobó el pulso. Se aceleró en poco tiempo pero nada que fuese alarmante. En ningún momento mostró indicios de cambios físicos que indicasen que se iba a convertir en lobo.
Pasada un tiempo prudente, el doctor le inyectó la segunda inyección y esperó a que el paciente se tranquilizara. Miró a Gerardo, sonriendo.
─Puedo asegurar que está totalmente curado.
─¿En serio? ─Gerardo se mostró dubitativo─. Ha padecido esa maldición durante tantos años que es difícil creer que en solo unos días se ha podido curar. Parece demasiado fácil.
─No es un camino fácil, se lo aseguro ─dijo el doctor─. Su cuerpo ha estado luchando durante estos días más que nunca, aunque no diera síntomas evidentes de ello. Y llegar hasta este punto me ha llevado muchos años de investigación. Don Enrique se ha curado y podrá hacer una vida normal.
─¡Dios lo bendiga, doctor! ─exclamó Enrique abriendo los ojos─. Jamás pensé que volvería a ser un hombre normal. Solo espero que mi hijo tenga la misma suerte que yo o mi felicidad no será completa.
─Así lo espero yo también ─dijo el doctor.
Enrique pudo salir de las mazmorras sin custodia, sintiéndose un hombre libre y sano como no se sentía desde hacía muchos años.

Los tres hombres entraron en la habitación donde aún descansaba Bruno. Eira le hacía compañía. Ella, sorprendida, se levantó al ver entrar a su suegro con su tío y el mayordomo.
─¡No me digan que…! ─la emoción entrecortó su voz.
─Sí, así es, mi querida sobrina. Don Enrique está curado ─respondió el doctor.
─¡Oh, tío! ─Eira se abrazó a él y luego a su suegro para felicitarlo─. Me alegro mucho, don Enrique. ¡Esto es un milagro! ─exclamó y rió, feliz.
─Muchas gracias, Eira. Me siento muy bien.
Bruno se levantó y, todavía débil, se acercó a su padre y lo abrazó, emocionado. Permanecieron así un rato largo.
─Me alegro mucho, papá.
─Gracias, hijo. Ahora espero que tú también te cures.
─Seguro que sí.
─Don Bruno, le agradecería que se tumbara en la cama para proceder al tratamiento sin más demora ─pidió el doctor─. A los demás, les agradecería que se retirasen. Es suficiente que se quede conmigo el señor Gerardo.
Así lo hicieron. Enrique y Eira salieron al pasillo, cogidos del brazo.
El doctor preparó las inyecciones y pinchó la primera en el brazo de Bruno. Le comentó los síntomas que iba a sentir y esperaron pacientemente a que la medicina hiciera su efecto.
Contrariamente a los que esperaba el doctor, el pulso de Bruno no se alteró. Tampoco sufrió convulsiones, euforia, ni sudoración. Parecía relajado. Decidió inyectarle mayor cantidad y esperar a que se manifestaran los síntomas. Sin embargo, pasados varios minutos, Bruno seguía tranquilo.
─Es realmente curioso ─susurró el doctor─. Cogió su libreta de apuntes, que siempre llevaba consigo en el bolsillo de la chaqueta y buscó alguna información que le indicase lo que podía estar pasando.
Gerardo le miraba nervioso. Bruno, en cambio, se mostraba relajado. El doctor cerró la libreta de golpe y miró preocupado al paciente.
─Es usted un caso especial, don Bruno ─le dijo.
─¿Qué sucede? ─preguntó Bruno.
─No da muestras de padecer la enfermedad. Sin embargo, durante su convalecencia sí mostró los síntomas. Eso me hace pensar que se ha curado por sí mismo. Aunque tampoco se puede descartar que esté totalmente curado. Es posible que el mal se haya aletargado y muestre los síntomas más adelante.
─Entonces, ¿debo temer a convertirme en lobo en algún momento de mi vida? ─preguntó Bruno, preocupado.
─Me temo que sí.
─Eso es desesperanzador.
─Lo siento. Pero estaré pendiente de usted ─dijo el doctor─. No permitiré que viva esclavo a esa maldición, como le sucedió a su padre.
─Lo que me preocupa es que pueda hacer daño a Eira.
─Tendrán que vigilarlo pero tampoco debe obsesionarse.
─Está bien. Me gustaría decírselo a mi familia ─Bruno se levantó de la cama. Sintió un leve mareo y Gerardo le ayudó a ir hasta el sillón─. Por favor, avisa a Eira y a mi padre que vengan.
─Sí, señor.
Bruno contó a su esposa y a su padre lo que le había dicho el doctor Anselmo. Ambos le miraron tristes y preocupados.
─No deben sentirse mal ─dijo el doctor─. Don Bruno solo manifestó los síntomas de la licantropía porque fue mordido por su padre cuando éste era un lobo, pero él nunca llegó a convertirse en lobo, así que eso es un buen indicio de que no padece la enfermedad. Solo debemos ser precavidos.

El doctor Anselmo permaneció en el castillo unos días más, tras los cuales, se despidió de todos y regresó a la ciudad, con la promesa de que estaría en permanente contacto con ellos y les visitaría a menudo.
Bruno se recuperó totalmente y, junto con su padre y su esposa, intentaron vivir con absoluta normalidad, disfrutando de la nueva oportunidad que les brindaba la vida de ser felices.
Algunas veces, cuando la luna llena iluminaba el castillo, a Bruno le gustaba pasear por los alrededores, para sentir los olores y escuchar los sonidos de la naturaleza. Eran sensaciones que percibía con mayor intensidad desde que había estado enfermo. Cuando regresaba a casa y entraba en la alcoba, contemplaba como dormía su esposa. Percibía su olor y escuchaba la respiración plácida y profunda que penetraban en su cerebro embriagadoramente.

FIN






jueves, 3 de enero de 2019

AMOR MALDITO (18)




Eira esperaba que el sacerdote saliera de la habitación. Gerardo estaba con ella. El momento era muy triste, aunque sabían que no tenía que ser el final de Bruno, aunque había empeorado. Su pulso era débil y la respiración entrecortada. El médico ya no sabía qué hacer para ayudarle.
Por la tarde, después de comer algo por insistencia de Gerardo, Eira regresó junto a su esposo y se tumbó a su lado.
─No puedo aceptar que me dejes, mi amor. Pero si vas a hacerlo, quiero que sepas que siempre serás el único amor de mi vida.



Enrique insistió en ver a su hijo. Gerardo se negó a dejarlo salir de las mazmorras. No confiaba en él. Pero el mismo día que llegó el sacerdote, por la tarde, permitió que don Enrique visitara a su hijo. Lo acompañó hasta la habitación. Llevaba consigo una pistola escondida en un bolsillo de su chaqueta, por si tenía que hacer uso de ella.
Enrique, al ver el estado en el que se encontraba su hijo, se desmoronó. Cayó de rodilla delante de la cama y empezó a llorar.
─¡Lo siento! ¡Lo siento mucho, Bruno!
Gerardo lo ayudó a levantarse y lo llevó de nuevo a las mazmorras. Permaneció con él un rato, hasta que lo vio más tranquilo.

Por la noche, llegó al castillo el doctor Anselmo Castaño. No venía solo. Lo acompañaba Samuel.
Eira salió a recibirlos mostrando una de sus mejores sonrisas, que no consiguió ocultar sus lágrimas. Samuel la abrazó y la miró, preocupado.
─¿Qué sucede, hermana? El mensaje del telegrama que nos hiciste llegar me preocupó tanto que decidí acompañar a nuestro tío y venir a verte.
─¡Bruno se muere! ─exclamó Eira y se echó a llorar.
─Pero ¿qué ha sucedido? Por favor, tranquilízate y explícate ─le pidió Samuel.
─Si hay alguien que puede ayudarlo eres tú, tío ─se acercó al doctor─. ¡Por favor, tío, no puedes dejar que muera!
─Intentaré ayudarlo en lo que pueda pero tu hermano tiene razón, Eira. Primero debemos saber a qué nos enfrentamos.
Entraron en el salón. Gerardo les sirvió unas copas y Eira les explicó la maldición que acompañaba a la familia desde hacía varias generaciones y la razón por la que Bruno se debatía entre la vida y la muerte.
Samuel no daba crédito a lo que escuchaba, sin embargo, el doctor Anselmo asentía con comprensión.
─Iré a verlo ahora mismo ─dijo el doctor─. Entres mis cosas del equipaje hay una maletín pequeño, negro. Quisiera que me lo acercaran, por favor ─le pidió a Gerardo.
Mientras Gerardo iba en busca del maletín, Eira acompañaba a su tío y a su hermano hasta la habitación de Bruno.
El doctor se acercó a la cabecera de la cama y examinó la herida de Bruno. Frunció el ceño. Abrió los ojos de Bruno pero vio que sus pupilas no respondían a la luz.
No encontró fácilmente el pulso y el cuerpo estaba bastante frío. Miró a Eira, preocupado, y luego se acercó a ella.
─Intentaré hacer  todo lo posible para ayudarlo pero está muy mal.
Gerardo entró en la habitación y le entregó el maletín. El doctor miró para todos y dijo.
─Agradeceré que me dejéis trabajar. Solo necesito la ayuda de Gerardo.
Eira quiso protestar pero su tío la miró con decisión y Samuel la cogió por los hombros para llevársela. Regresaron al salón.
El doctor Anselmo sacó unas botellas pequeñas de su maletín y un par de jeringuillas. Llenó una de ellas con el líquido de dos botellas y la otra con el de una botella diferente. Miró a Gerardo y le pidió que se acercara a la cama.
─Voy a inyectarle esta sustancia ─en su mano derecha tenía la segunda jeringa─. Le ayudará a recuperarse de la herida.

─¿Y la otra jeringuilla para qué es? ─preguntó Gerardo.
─Para que luche contra su enfermedad: la licantropía.
─Don Bruno nunca ha mostrado síntomas de esa enfermedad ─dijo Gerardo.
─Pero el mal está en su sangre, se lo aseguro. Y ahora que le ha mordido un hombre lobo, más.
─¿Cree que se salvará?
─No puedo asegurarlo. El mordisco, aunque presenta un mal aspecto, no es su problema. Está luchando con la enfermedad y, de momento, parece que vence el hombre. Por eso se está muriendo. Bruno prefiere morir a convertirse en lobo.
─¡Eso es terrible!
El doctor Anselmo inyectó el líquido de la jeringa en un brazo de Bruno. Esperó unos minutos e inyectó la segunda jeringa.
─Ahora debemos dejar que descanse. Mañana le pondré otra inyección.
─¿Cuántas cree que necesitará?
─No puedo inyectarle más de tres dosis. Es un medicamento demasiado fuerte y, en su estado, no aguantaría más. Me gustaría conocer al padre de Bruno.
─Sí, por supuesto. Le acompañaré a las mazmorras ─asintió Gerardo.


Samuel se sirvió una copa de licor y ofreció otra a su hermana, que rechazó. Él apuró la copa y la dejó sobre una mesa. Miró a su hermana fijamente. Ella se había acercado a la ventana y miraba la exterior. Aunque la habitación estaba caldeada sintió el frío que hacía fuera.
─Tenemos que hablar, Eira.
Eira se volvió hacia su hermano. No le gustó la expresión de gravedad que tenía él. Se sentó junto a la chimenea.
─Eira, no sé si nuestro tío conseguirá salvar a tu esposo pero, tenga o no éxito, considero que es mejor que vengas a vivir con nosotros a la ciudad.
─¿Me estás pidiendo que abandone a Bruno? ─preguntó ella sin dar crédito a lo que escuchaba.
─Es lo mejor para ti, Eira. Es evidente que tu esposo no es un hombre… normal. Y no me refiero solo a su enfermedad, sino a lo que ha hecho con su padre. ¡Lo tiene encerrado en las mazmorras!
─Ya expliqué por qué lo hizo. Se vio obligado a ello porque don Enrique está enfermo y no puede controlar sus impulsos violentos.
─Eso es lo que más me asusta. No puedes vivir aquí, rodeada de… salvajes ─dijo. Ella le miró perpleja─. Lamento hablar con tanta crudeza pero es la verdad. Tienes que admitirlo, Eira.
─¡No! No puedo ─se levantó─. Samuel, si nuestro tío salva a Bruno, no tendremos que preocuparnos de que se convierta en un lobo.
─¡Por Dios! No puedo hablar de esto sin que me parezca una aberración. No es normal hablar sobre un hombre que se convierte en lobo. Eira, soy tu hermano y tengo derechos sobre ti. Mi obligación es protegerte y lo haré. Sé que ahora no lo entiendes pero lo harás en el futuro.
─Tus derechos se han terminado en el momento en que mi mano fue entregada a mi esposo, Samuel.
─Tu esposo no está bien. Es un… monstruo. Cualquier tribunal me daría la razón a mí.
Eira cerró los ojos para aguantar las lágrimas. Negó con la cabeza porque no estaba dispuesta a seguir discutiendo.
─Ahora lo único que importa es que Bruno se recupere ─dijo.
Samuel asintió, quiso disculparse por su actitud pero se arrepintió y guardó silencio. No quería que ella pensara que podía cambiar de opinión.


Gerardo guió al doctor Anselmo hasta las mazmorras. Se aseguró de que don Enrique estaba tranquilo, antes de abrir la puerta. Entró en la habitación e hizo pasar al doctor.
Enrique, que estaba sentado en un sillón, delante de la chimenea, pensativo, se levantó.
─¿Cómo está mi hijo? ─preguntó.
─Está luchando por su vida. Es un hombre fuerte ─respondió el doctor.
─Don Enrique, permítame presentarle al doctor Anselmo Castaño, el tío de la señora Eira.
─Sí, me han hablado de usted. Yo soy el padre de Bruno, Enrique, como le habrán dicho.
─Sí, así es. Es un placer conocerlo.
─Por favor, tomen asiento ─pidió Enrique─. Creo que sé lo que le ha traído hasta aquí.
─Si se refiere a mi visita al castillo, le aseguro que desconocía el problema que perturba a su familia desde hace tiempo ─dejó el maletín sobre una silla─. Aunque ahora entiendo por qué su hijo insistió en que viniera.
─Él me dijo que usted podía ayudarlo ─dijo Enrique y sirvió unas copas de licor.
─Lo estoy intentando, aunque no dependerá tanto de mí, como de Dios. El estado de don Bruno es muy delicado.
─Lo sé. Y no sabe cuánto lamento que esté pasando por esto, por mi culpa.
Enrique se sentó. Gerardo examinó su aspecto. En tan solo unos días había envejecido bastante. Su espalda estaba encorvada y su mirada triste y perdida.
─De nada sirve lamentarse ahora ─dijo el doctor─. Lo mejor que puede hacer es someterse al tratamiento que administro para intentar curar su mal.
Enrique miró perplejo al doctor, luego se rió.
─No se puede luchar con una maldición ─dijo.
─Su mal no es una maldición, don Enrique. He tratado muchos casos como el suyo y le aseguro que se puede curar. Cierto es que las personas que llevan sufriendo transformaciones durante años, lo tienen más difícil o no se curan pero, por intentarlo, no perdemos nada. Después de lo que le ha hecho a su esposa y a su hijo, ¿no le gustaría ser un hombre normal al que no deban tener encerrado por temor a sus ataques?
Enrique tardó en responder y, antes de hacerlo, miró a Gerardo.
─Llevo muchos años encerrado aquí y ya me he acostumbrado. Mi mal no solo transforma mi cuerpo, sino también mi mente. Aunque me curase y evitase que me transformara en un lobo nuevamente, mi mente ya no sería la misma.
─Sé que las personas que padecen licantropía, así como las que viven sometidas al vampirismo, terminan mostrando signos de conducta execrables, incluso ya curados. Pero incluso eso se puede corregir. Somos seres inteligentes, don Enrique. Podemos moldear nuestra actitud y controlar nuestros pensamientos. ¿Me permite que intente curarlo?
Enrique miró dubitativo a Gerardo, quien se atrevió a hablar.
─Viva o muera, don Bruno querría que usted hiciese todo lo posible por curarse. Hágalo por él, don Enrique.
─Está bien. Me someteré a su tratamiento.
El doctor Anselmo sonrió satisfecho. Cogió su maletín y  preparó una jeringuilla con el compuesto de dos botellas. Luego pinchó a don Enrique en el brazo derecho.
─¿Sentiré algo?
─Cansancio, algo de fiebre, dolor muscular, de cabeza. Pero nada que se pueda comparar a lo que sufre cuando se transforma en lobo.
─¿Cuántas inyecciones me pondrá?
─Cinco. Si no son suficientes, dejaremos pasar unos días y le pondré otras cinco.
─¿Y después de eso se sabrá la verdad?
─Sí. Entonces sabremos si se ha curado o no.
─Está bien. La espera se me hará larga.
─Eso es un buen indicio. El que espera es porque aún conserva el deseo de encontrar algo y no ha perdido la esperanza ─sonrió.


Unos días más tarde, Bruno empezó a dar síntomas de mejoría. La herida presentaba mejor aspecto, ya no tenía fiebre y estaba consciente. Este hecho ayudó a que Samuel regresara a la ciudad sin llevarse con él a Eira.
Además, la dejaba al cuidado de su tío, el doctor Anselmo, y eso lo tranquilizaba.
Enrique pudo visitar una tarde a su hijo, Bruno. Gerardo se encargó de acompañarlo y vigilarlo.
Bruno ya se levantaba de la cama y se recostaba en un sillón, junto a la chimenea o cerca de la ventana para disfrutar del sol matinal.
─Papá, me alegro de verte ─le dijo al verlo entrar en la habitación.
─Más me alegro yo de verte a ti ─Enrique se acercó a su hijo y lo abrazó─. Lamento mucho lo que te hice, hijo.
─Olvídalo, por favor.
─No puedo. Casi mueres por mi culpa ─Enrique se arrodilló ante su hijo.
─¡Por favor, papá! ─se inclinó hacia él y le dio un beso en la mejilla─. Levántate. Tú no has tenido la culpa. Gerardo me ha contado todo. Gerardo hizo confesar a Luisa la verdad. Echó algo en el vino que te sirvió para provocar que te convirtieras en lobo y dejó la llave de la puerta en el dormitorio para que la vieras y pudieras salir. Quería hacer daño a Eira.
─Esa mujer está enamorada de ti y es un peligro para tu esposa ─dijo Enrique, levantándose.
─Ya no lo será. La he despedido y la obligué a irse bien lejos para que no vuelva a molestarnos.
─¿Y si no cumple?
─Lo hará. Podría estar en la cárcel ahora mismo y no la he denunciado. Sabes que, fuera de aquí, nadie la creería si hablase de nuestra enfermedad, así que las autoridades solo considerarían que una criada ha intentado atentar contra su señora.
─En el fondo me da pena. Si se mantuviese en su puesto, con dignidad, sin tontear con sueños imposibles, podría seguir trabajando aquí. La tratábamos bien y le dábamos un buen sueldo.
─Yo tuve parte de culpa, papá. Una noche…
─Lo sé, lo sé ─asintió Enrique─. Los hombres somos débiles y ella supo aprovecharse de eso. Pero dejemos de hablar de ella. Ya forma parte del pasado. Hablemos de nosotros y del doctor Anselmo. No sé si sabrás que me he sometido al tratamiento que puede curarnos.
─Sí, me lo ha dicho y me alegro mucho.
─En breve sabremos si es eficaz conmigo.
─Ojalá lo sea, papá ─dijo y cerró los ojos.
Enrique se dio cuenta de que su hijo necesitaba descanso y se despidió. Gerardo lo acompañó a las mazmorras.
Continuará. 



TORMENTA DE PRIMAVERA (15)