Biografía y Obras


Me llamo Ana María Lomba y soy de Galicia, ese lugar donde la naturaleza evoca leyendas mágicas y misteriosas, desde antaño.
Y, como no podía ser de otra manera, la escritura es mi pasión desde que era una niña. 
El primer escrito que hice fue un cuento. Formaba parte de una actividad escolar, pero para mí no fue una tarea más, sino el descubrimiento la creatividad. Nació en mí el deseo de escribir todo aquello que pasaba por mi mente. Imaginar mundos nuevos, dar vida a personajes diferentes, crear historias de todo tipo. 

A lo largo de los años he escrito historias de diferentes géneros: misterio, románticas, drama, humor. También escribí teatro, poesía y haikus. Actualmente escribo novelas de Fantasía y Misterio/Terror. Creo que en el género "Fantasía" se pueden englobar los demás géneros sin ningún problema.
Escribí algunos micro-relatos "El cumpleaños", "Tristeza" e "Incomprensión comprometedora", que han sido elegidos para ser publicados por la editorial Diversidad Literaria, en los libros "Pluma, Tinta y Papel" de diferentes años. 
He ganado dos veces consecutivas el segundo premio del concurso "Certame Literario de Barbadás do día das Letras Galegas". En el año 2003 con el relato "Un can, un vello, un horizonte". En el año 2004, con el relato "As bandeiras da pobreza".
Mi poema "Mar", fue elegido para aparecer en la revista electrónica de poesía, "Andar 21", en el año 2004.
Actualmente, en la fecha noviembre de 2017, mi relato    "La profecía del Centauro", ha sido seleccionado para ser publicado en el libro "40 relatos de fantasía y ciencia ficción", del grupo LLEC (Libros, Lectores, Escritores y Una Taza de Café).

Tengo dos libros publicados en Amazon: "El Fantasma" y "La sonrisa de la Muerte y otros relatos" en formato e-book, y papel.

Y así, poco a poco, intento hacerme un hueco en el mundo de los escritores noveles, compartiendo algunos de mis escritos a través de este blog. 


XIX Desperté tras oír un ruido cerca de mi habitación. Al principio no sabía de qué se trataba pero, una vez me despejé, pude oír ...